Cuatro mitos de la vida Fit

Cuatro mitos de la vida Fit

Cuatro mitos de la vida Fit

 

¿Alguna vez has dicho «el lunes empieza la vida fit» y te ha durado menos de un mes esa vida? ¿Conoces a alguien que de repente pasa un mes matándose con la dieta y el ejercicio, pero el siguiente mes tira la toalla? Seguro sí. Cada vez son más las personas que quieren llevar un estilo de vida saludable. Pero, en el proceso, son muchos los soldados caídos. Esto se debe a que empiezan la vida fit sin el acompañamiento adecuado. Llevar este estilo de vida sin los consejos de los expertos puede ser muy frustrante. En Worqout queremos ayudarte a no fallar en el intento. 

Lo primero que tienes que saber es que la vida fit no se ve igual en todas las personas: para algunos significa dos horas de ejercicio diarias y una dieta que exige pesar todas las porciones, para otros significa hacer una hora de ejercicio cuatro veces por semana y tomarse una cerveza con amigos el sábado. Se trata de que la vida fit se adapte a tus objetivos y necesidades, y no de que tú te adaptes a la vida fit más estricta del mundo (¡a menos de que así lo quieras!). La buena noticia: hay formas de hacerlo para todos. Uno de los primeros pasos para encontrar TU forma de llevar la vida fit, es que desmientas todos los mitos que tienes en la cabeza sobre este estilo de vida. Hoy vamos a desmentir los primeros cuatro: 


Con cardio adelgazas y con pesas agrandas tu cuerpo 

 

Insistimos mucho con este porque muchísima gente lo sigue creyendo. Es común que quienes buscan perder peso dediquen su vida al cardio y se olviden del entrenamiento de fuerza. Y también ocurre al revés: hay quien quiere ganar músculo y evita a toda costa el cardio. La realidad es que a todos nos cae bien combinar ambos. Es cierto que el cardio nos ayuda a disminuir el porcentaje de grasa, sobre todo cuando hacemos cardio en zona 2. ¡Pero el entrenamiento de fuerza también es un gran aliado para perder grasa! No solamente porque durante el ejercicio de fuerza también quemas calorías, sino también porque mejora tu composición corporal. Esto quiere decir que pierdes porcentaje de grasa y, al mismo tiempo, ganas masa muscular. Por cada kilo de músculo que hay en t

u cuerpo, quemas calorías. De modo que, si tienes mayor masa muscular, es más fácil perder grasa. Si no buscas verte más grande, haz unos 45 minutos de cardio y combínalos con un entrenamiento de fuerza en el que las series tengan entre 15 y 20 repeticiones con cargas bajas. Y si, por el contrario, lo que buscas es verte más grande, haz cardio y combínalo con entrenamiento de fuerza en las que las series tengan pocas repeticiones (hasta 8).  En este caso, la carga debe ser mayor. 


La pérdida de grasa es proporcional a la cantidad de sudor 

 

Nuestro consejo: deja de entrenar con 5 suéteres encima, no te enrolles plástico en el abdomen y no pierdas dinero en cremas que te hacen sudar más. ¡Porque la grasa no se suda! Puedes sudar muchísimo y perder poca grasa o puedes sudar súper poquito y perder mucha. El sudor no es un indicador de calorías quemadas. Sudar solo indica que tu cuerpo está respondiendo al calor y haciendo un esfuerzo por enfriarse. El sudor viene de las glándulas sudoríparas y lo único que contiene es agua y minerales. El peso que puedes perder por lo que sudas (que realmente es poquísimo) lo vas a volver a ganar en cuanto tomes agua o comas. Seguramente si entrenas en la playa a mediodía vas a sudar más que si entrenas en casa una noche de invierno con la ventana abierta. Esto no significa que en la playa quemas más calorías que en tu casa. Y, además, la cantidad de sudor depende mucho de la persona: hay quienes dan tres pasos y ya sudaron como hay quienes casi no sudan. 


Si hago abdominales, baja la barriga 

 

Odiamos arruinar los sueños de las personas, pero tenemos que ser honestos y dar esta mala noticia: es imposible elegir dónde perdemos grasa. ¡Por eso se dice tanto que los abs se hacen en la cocina! Cada cuerpo tiende a almacenar grasa en zonas distintas. Hay quienes almacenan más grasa en el abdomen, otros almacenan más en las piernas, otros en los brazos… cada quien es diferente. Todos tenemos nuestro talón de aquiles y a todos nos cuesta más perder grasa en cierta zona. La buena noticia es que puedes adelantar el trabajo. Si haces abs, fortaleces la musculatura del abdomen, y entonces cuando logres perder la grasa de esa zona empezarás a notar esos abs que ya habías estado trabajando. Por eso recomendamos siempre incluir en tu rutina entrenamiento de fuerza. Al reducir tu porcentaje de grasa empezarás a ver esos músculos que has estado fortaleciendo. 


Hay que eliminar los carbohidratos de la dieta 

 

No, no y no. A veces hay que reducir las porciones de carbohidratos, a veces hay que buscar más fuentes de carbohidrato y disminuir el consumo de carbohidratos simples. Pero eliminar uno de los tres macronutrientes de tu dieta nunca va a ser una buena idea. ¡Recuerda que las verduras también son carbohidratos! Y hay fuentes como la avena que son súper sanas y nos aportan muchísima energía. Es imposible que logres una vida fit balanceada sin la energía que nos aportan los carbs. Este macronutriente es la gasolina del cuerpo, así que no elimines los carbs y no los satanices, ¡aprende a consumirlos de forma correcta! 

¡Comienza a cambiar tu estilo de vida para sentirte bien!




Dejar un comentario