7 tips para ser una mamá saludable, feliz y tranquila

7 tips para ser una mamá saludable, feliz y tranquila

7 tips para ser una mamá saludable, feliz y tranquila

 

Cuando inicias una de las etapas más hermosas, la de ser mamá, por ningún motivo debes pasar a segundo plano. Es posible encontrar maneras para ser una mamá saludable y feliz, sin descuidar nada.

Durante esta etapa, los papás y sobre todo las mamás, descuidan su alimentación y realizan menos actividad física de la necesaria, a causa del cuidado de sus pequeños.

Te entendemos, tus hijos son la prioridad, cuidarlos y amarlos, pero no debes olvidar que además de que eres su mejor ejemplo en todo, necesitas estar sana para poder cuidar de tu familia. Aquí tienes unos consejos para lograr ser una mamá saludable, pero sobre todo feliz. 

1. Mejora tu dieta. Es importante que las mamás inicien el día con la mejor energía y alimentación para lograr cumplir con sus obligaciones diarias y hacer todas las tareas que se han programado. La primera comida del día es la más importante porque es la que rompe el ayuno de la noche.

    Un desayuno balanceado debe tener proteínas, carbohidratos (que son los responsables de dar la energía), fibra, vitaminas, minerales e hidratación. Este puede incluir: huevo, queso o un batido con proteína; arepa o pan integral, porción de fruta y una bebida baja en calorías como un té o una infusión de frutas. A la media mañana, la merienda puede ser algo rápido como frutos secos, un yogurt griego con frutas o una barra con proteína.

    El almuerzo es la comida donde generalmente se incluyen todos los macronutrientes (proteínas, grasas y carbohidratos). Este tiempo de comida puede incluir platos únicos como una ensalada con adición de pollo o pescado, además de un cereal como unas tostadas integrales y una bebida baja en calorías. También es una opción balanceada una porción de pasta con salsa pesto, queso y una porción de fruta. 

    La cena puede ser igual al almuerzo en cuanto al tipo de nutrientes que deben incluir (verduras, frutas y proteínas) y las porciones podrían ser un poco más pequeñas. Esto depende de la composición corporal, la edad y la actividad física de cada mamá.

    2. Busca espacio para ti. Descansar de las obligaciones también es importante, si estás estresada, date un masaje, ve con tus  amigas o sal a un paseo con tus mascotas.


    3. Ejercicio en casa. Realizar actividad física te ayuda a mantener un balance entre lo que comes y el gasto calórico. Para hacer ejercicio no necesitas de un gimnasio, puedes hacerlo en tu casa, además de fortalecer te sentirás muy bien. Se puede practicar de múltiples maneras: en casa, al aire libre y en familia. Por ejemplo, pueden ir al parque a caminar, hacer un paseo en bicicleta o realizar juegos con los niños.

    4. Duerme más. Intenta mantener un ciclo de sueño correcto para que puedas cumplir con todas tus actividades. Aunque seas mamá, esposa, ama de casa y trabajadora descansa y mantén tu organismo funcionando. Debes dormir entre 7 y 8 horas. 

    5. Administra tu tiempo. Organiza tus prioridades para que no se te compliquen tus actividades diarias. 

    6. Busca un hobbie. Siempre que puedas realiza  una actividad que te permita desarrollar nuevas habilidades; aprender algo es una manera de eliminar el estrés y aumentar tu creatividad. Descansa siempre que puedas, no eres egoísta si lo haces. 


    7. Visita al médico. Ante cualquier duda ve con tu médica para que te mantengas en un estado óptimo y saludable.  

      Estas maneras para ser una mamá sana y feliz te ayudarán a que tu vida sea completamente plena. Recuerda que además de ser una gran mamá, eres una mujer. Cuidarte es parte de las obligaciones que tienes en la vida.

      ¡Ámate!




      Dejar un comentario