La Meditación para trabajar tu mente y espíritu

La Meditación para trabajar tu mente y espíritu

La Meditación para trabajar tu mente y espíritu

¿Por qué es importante meditar?

 

Además de darte paz interior, la meditación te ayuda a controlar el estrés que vives todos los días. A través de la  meditación vas a lograr restaurar tu calma y tu paz interior. 

No necesitas un equipo específico, no es caro y cualquier persona puede hacerlo. Cualquier momento que decidas puedes aprovecharlo para meditar, mientras estás en una sala de espera, en un parque, en una junta de negocios estresante, tú decides. 

La meditación se ha practicado por años, aunque antes su propósito era para el conocimiento de lo sagrado, hoy en día se utiliza más para controlar el estrés y la ansiedad.  Durante la meditación puedes llegar a un relajamiento profundo y lograr una mente tranquila. Al concentrar tu atención y respirar, liberas tus pensamientos de los pensamientos que te confunden y mejorarás tu bienestar físico y emocional.

La meditación puede darte una sensación de calma, paz y equilibrio que puede beneficiar tanto tu bienestar emocional así como tu salud en general.

Y estos beneficios no se terminan cuando acaba tu sesión de meditación. La meditación puede ayudarte a que tus días sean más calmos, y a controlar los síntomas de ciertas enfermedades.

Meditación y bienestar emocional

 

Cuando meditas puedes llegar a liberarte de la enorme cantidad de información que acumulas todos los días. 

Los beneficios de la meditación:

  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Desarrolla la inteligencia emocional
  • Incrementa la atención y la concentración
  • Aumenta la memoria
  • Ayuda a aliviar el dolor
  • Alivia el estrés, la ansiedad y la depresión
  • Incrementa la productividad
  • Autoconocimiento
  • Aumenta la capacidad de enfrentar desafíos
  • Desarrolla la empatía

Elementos de la meditación

 

  •  Concentrar la atención en un objeto específico, una imagen, un mantra, o la respiración para liberar tu mente de las distracciones que causan estrés y preocupaciones.
  •  Respiración profunda, lenta  y uniforme para recibir más oxígeno, y reducir el uso de los músculos de los hombros, el cuello y la parte superior del pecho al respirar, es decir,  respirar con más eficiencia. 
  • Busca un lugar tranquilo con pocas distracciones, sin televisión, radio o teléfono celular.
    Al tener más experiencia con la meditación, quizás puedas meditar en cualquier lugar, especialmente en situaciones de mucho estrés, como en el tráfico, en una reunión de trabajo estresante, o esperando en una fila larga en el supermercado.
  • Puedes practicar la meditación sentado, acostado, caminando, en otras posiciones o durante tus actividades pero debes mantener una buena postura.
  • Mantén un actitud abierta y permite que los pensamientos pasen por la mente sin juzgarlos.

Puedes hacer tu meditación tan formal o informal como quieras, según se adecúe a tu estilo de vida y situación personal,  lo que realmente necesitas son unos minutos de calidad para la meditación. 

 

Formas de practicar la meditación 

 

  • Respira profundamente. Concentra toda tu atención en la respiración. Cuando tu atención divague, suavemente vuelve a concentrarte en la respiración.
  • Haz un escaneo de tu cuerpo. Cuando uses esta técnica, concentra la atención en diferentes partes de tu cuerpo. Ten en cuenta las varias sensaciones de tu cuerpo, ya sea dolor, tensión, calor, o relajación. 
  • Repite un mantra. Puedes crear tu propio mantra, ya sea religioso o no. 
  • Camina y medita. Combinar un paseo con meditación es una manera eficiente y saludable de relajarte. Puedes usar esta técnica en cualquier lugar donde camines, como en un bosque silencioso, en una vereda en la ciudad, o en el centro comercial.
  • Reza. La oración es el ejemplo de meditación más común y que más se practica.Puedes rezar con tus propias palabras o leer oraciones escritas por otros. 
  • Lee y escucha música. Muchas personas dicen que se benefician al leer poemas o textos sagrados, y luego tomarse un momento para reflexionar silenciosamente sobre su significado.También puedes escuchar música sacra, palabras grabadas, o cualquier música que te relaje y te inspire. 
  • Concentra tu amor y tu gratitud. En este tipo de meditación, concentras tu atención en una imagen sagrada o un ser sagrado, combinando sentimientos de amor, compasión, y gratitud en tu pensamiento.

Dejar un comentario